El amor toco la puerta del corazón de muchos famosos en el 2010, en algunos casos demostrando que la edad o el género no son barrera para casarse. Una de las bodas más sonadas fue la de Harrison Ford y Calista Flockhart.

La pareja de actores se unió en matrimonio en Nuevo México, en la mansión del gobernador Bill Richardson. Se dice que Harrison se caso usando jeans y Calista un vestido de verano.

Si las bodas perfectas no existen esta estuvo cerca. La cantante Hillary Duff y el jugador de jockey Mike Comrie se casaron en Villa la Quinta de Santa Bárbara donde no se midieron gastos en el más mínimo detalle.

Claro, hay otras bodas que rozan la extravagancia. Es el caso de Katy Perry y Russell Brand quienes se casaron en una ceremonia fuera de lo común el 23 de octubre. La boda duró varios días e incluyó bailes coreografiados y hasta un safari en la India.

Por su parte, La actriz de Glee, Jane Lynch y su novia Lara Embry tuvieron una boda modesta en el restaurante Blue Heron de Sunderland, al igual que Orlando Blomm y Miranda Kerr quienes se casaron en secreto, en una ceremonia celebrada en julio.

Los españoles Penélope Cruz y Javier Bardem se casaron en el Caribe, en una ceremonia que mantuvieron en estricta reserva. Se sabe que Penélope lució un vestido de John Galliano. Un vestido menos elegante lució Megan Fox en su matrimonio con Brian Austin. La famosa pareja se casó según la tradición hawaiana cerca al mar.

No se puede dejar de mencionar a otros famosos que pasaron a las filas de los casados como Mike Fisher y Carrie Underwood, Alanis Morisette y Souleye, Alicia Kyes y Swizz Beatz y Sacha Baron Cohen e Isla Fisher. Esperemos que estas parejitas no pasen a las filas de las rupturas más comentadas del 2011.

Haz clic aquí para leer más noticias de Entretenimiento.