Pese a que tuvo una enfermedad congénita, que detuvo su crecimiento a una edad temprana, Gary Coleman logró alcanzar popularidad y convertirse en uno de los actores más populares de los años ochenta.  

Fue conocido por la serie ("Diff"rent Strokes") "Blanco y Negro", donde encarnó al gracioso Arnold, aquel pequeño que se caracterizaba por su frase: "¿De qué estas hablando, Willis?". Por esa época Coleman ganaba US$ $70 000 por episodio. 

Su simpatía y esa eterna niñez, no solo por su estatura sino por su carisma, lo llevaron a protagonizar películas como  "On the Right Track", y "The Kid With the Broken Halo".

En 1982, se convirtió en un personaje animado. Hanna-Barbera produjo su propia serie animada "The Gary Coleman Show". No saldría como un personaje caricaturizado hasta 1999, cuando apareció en "Los Simpson".

Los años pasaron y Gary tuvo cada vez menos oportunidades en el campo artístico. No por ello, dejó de trabajar. Interpretó al guardia en un capítulo de "Married... with Children", donde Bundy lo había llamado para reportar un camino de entrada ilegal. También, en 1995, apareció en la serie "Martin".

El actor también ha prestado su voz para videojuegos como "The Curse of Monkey Island" y "Postal". Este último basado en un incidente, donde Coleman le dio un puñetazo a un fan.

Coleman ha aparecido también en la "World Wrestling Entertainment" (WWE) en el video musical de la superestrella John Cena, "Bad Bad Man", en el que apareció como él mismo; también en el video de Kid Rock "Cowboy".

También apareció en la comedia de situaciones de Nickelodeon llamado "Drake & Josh". Coleman aparece al final del programa como él mismo. En junio de 2005, VH1 lo nombró No. 1 en la lista de "Las Cien Fabulosas Estrellas Infantiles".

Sin tanta gloria, Gary se despidió de las pantallas con un modesto comercial para una compañía de préstamo en efectivo por adelantado llamada CashCall.

El 28 de mayo murió en un hospital de Utah de una hemorragia. Sin la fama de los ochenta, pero rodeado de su seres queridos.