EFE

La boda real del príncipe Guillermo de Inglaterra, heredero en segunda línea del trono británico, pondrá en marcha todo un programa protocolar bastante exigente.

Entre las indicaciones para los invitados se encuentran asistir puntual, vestir apropiadamente y con sombrero de copa los hombres o tocado las mujeres, y no portar teléfonos celulares dentro de la Abadía de Westminster.

La ceremonia nupcial del Príncipe Guillermo de Gales y Catalina Middelton tendrá lugar el próximo 29 de abril a las 11 de la mañana en la Abadía de Westminster.

A la boda acudirán miembros de la realeza, personal militar, diplomáticos, familia y amigos de la pareja que probablemente no conozcan todas las normas que se deben seguir para asistir a una boda de este nivel, por eso recibirán una lista de pautas para poder seguir correctamente las reglas protocolarias.

En primer lugar, los invitados deberán ser puntuales. Normalmente a una boda se debe llegar 20 o 25 minutos antes de la hora prevista, pero al tratarse de una boda real este margen exige que sea mayor.

Otra regla que jamás se podrá incumplir será tocar o abrazar a la reina Isabel II, los saludos con la realeza no se hacen cariñosamente sino que cuanta más lejanía y elegancia se tenga más se acertará, precisa Europa Press.

Las mujeres están obligadas a lucir vestidos, estos pueden ser de cualquier color, menos el blanco -color exclusivo de la novia-. Además deberán llevar tocado o sombrero.

Por su parte, los caballeros deberán elegir entre lucir un traje de chaqueta, un chaqué o un frac y lucir un sombrero de copa.

Las normas no se acabarán tras la ceremonia, los 600 invitados que posteriormente disfruten de la recepción en el Buckingham Palace deberán seguir manteniendo su compostura.

Finalmente, los encargados de que la boda real salga perfecta han pedido precaución con las bebidas alcohólicas, pues no quieren que ningún invitado este ebrio ante la familia real.

Lea más noticias de Entretenimiento haciendo clic aquí.