Luego que la cantante estadounidense Jennifer Lopez se robara más de una mirada en la entrega de los Oscar por el provocativo escote que mostró, ella solo atinó a reírse de los comentarios que afirmaban que mostró más de la cuenta, y, sobre todo, que uno de sus pechos estuvo a punto de ser visto por millones de televidentes.

Según publica TMZ, el diseñador de modas Rob Zangardi precisó que ella tomó con mucho humor los comentarios.

Agregó que él y el estilista Mariel Haenn le contaron sobre los rumores de que uno de sus pezones había quedado al descubierto. Ella solo atinó a reír.

Zangardi aseguró que lo visto por los televidentes y asistentes de la premiación fue solo una sombra, la cual fue producto de la iluminación.