Grosby

La actriz Kelly Preston, de 49 años, y su esposo John Travolta, de 58 años, perdieron a su hijo Jett en enero de 2009, mientras estaban de vacaciones en las Bahamas.

El joven de 16 años sufría la enfermedad de Kawasaki, que afecta a vasos de pequeño y mediano calibre, especialmente a arterias coronarias, provocando aneurismas.

Tras el triste episodio, Preston habló por primera vez de la pérdida en el programa estadounidense “The Conversation With Amanda de Cadenet”.

"He tenido una enorme pérdida. Nadie debería tener que perder a un hijo. Es incomprensible", dijo la esposa de Travolta. "Pero estoy aquí para decir que puedes superarlo. Se puede vivir de nuevo. Tú quieres volver a vivir", agregó.

Preston atribuye a su familia, amigos y la fe, el coraje para seguir adelante.

"Todo el mundo llora a su manera. Me sentía a veces como si me estuviera ahogando. Me sentía como en un mar de sábanas mojadas (...) Mi vida es hermosa y sorprendente", indicó, agregando que la religión que profesa, la Cienciología, la ayudó a eliminar la dolorosa experiencia por completo.

“Siempre estaré en deuda. Nunca lo olvidaré”.

Preston y Travolta, casados desde 1991, dieron la bienvenida a su tercer hijo, Benjamin Hunter Kaleo.