2012 Getty Images

Aunque el matrimonio de Kim Kardashian con Kris Humphries solo duró 72 días, sus profundas diferencias han hecho que el proceso de divorcio se extendiera más de lo previsto.

El tribunal a cargo del tema tomará una decisión definitiva sobre el futuro de la expareja en febrero, lo que acabará con meses de reproches y una ardua confrontación.

De acuerdo al portal Hollywood Life, la socialité y el basquetbolista son muy testarudos, lo que les ha impedido llevar a cabo una negociación rápida. Prueba de ello es la petición de nulidad matrimonial, de parte de Kris, quien afirmaba que la boda formaba parte de una estrategia de fraude emprendida por la familia Kardashian.

Pero el tema ha cobrado otras víctimas en el camino. El rapero Kanye West, actual pareja de Kim Kardashian, se está volviendo loco, pues desea que el divorcio se concrete lo más pronto posible, según informó el sitio días atrás.