Foto referencial/EFE

A pesar de que la estrella de "Keeping up with the kardashians" está más que dispuesta para disolver su matrimonio, el basquetbolista se aferra a seguir haciéndole la vida imposible.

El divorcio de Kim Kardashian y Kris Humphries no tiene cuando acabar, a pesar de los esfuerzos de la socialité para rehacer su vida, ahora al lado del cantante Kanye West, con quien espera un hijo.

De acuerdo a Radar Online, la futura mamá le ofreció diez millones de dólares a su expareja para finiquitar su matrimonio, lo cual no es suficiente para el basquetbolista.

Una fuente cercana a Humphries contó a la publicación que Kris no busca dinero, sino casarse otra vez por la iglesia cuando encuentre a la persona ideal.

En contraste, TMZ asegura que Kim no quiere darle ni un solo dólar a su aún esposo. Eso sí, quiere que su matrimonio termine antes de que nazca el hijo que espera de Kanye.