Lindsay Lohan admite que casi muere por culpa de las drogas y el alcohol

La actriz confesó que tuvo un problema con las sustancias alucinógenas y que esta situación se agravó por los públicos problemas con su padre Michael Lohan.
Después de ser la protagonista de más de un escándalo, Lindsay Lohan admitió que tuvo problemas con las drogas. Es más, la actriz confesó para The Sun que casi muere, luego de probar una mezcla de alcohol, cocaína y pastillas para dormir; pero prefirió dejarlo.  

"Traté de enfrentarme a mis problemas con una máscara. Así que usé alcohol,  cocaína y sustancias que alteran la mente. Ahora estoy en un lugar donde no necesito usar nada y puedo sentir las emociones sin necesidad de estas sustancias", contó al tabloide británico.      

La actriz, que estuvo en rehabilitación tres veces, mencionó que su refugió en las sustancias prohibidas empeoró, luego de que en 2007 tuviera problemas con su padre, Michael Lohan, un ex presidiario que golpeaba a su madre, Dina, expuso la vida íntima de la joven a los medios.  

"Cuando mi padre iba hacer público todos mis problemas es cuando toco fondo. En ese momento, abusé demasiado de las sustancias, aunque no era la respuesta a mis problemas. La gente necesita saber eso", comentó la estrella de 23 años.  

En el 2007, la carrera de Lindsay Lohan iba en ascenso, pero a la vez tenía malas juntas. Según señaló la joven no podía decir no a lo que le ofrecían estos supuestos "amigos", al contrario siempre quería complacer a todos. 

"Yo era joven y pensé que podía salir, divertirme, y luego ir al set y grabar. Y en medio de todo eso, perdí la cuenta de quién era yo", detalló.