Lindsay Lohan acaba de recibir una noticia, que si bien no es buena al menos la libra de ser acusada por el delito de robo agravado.

Durante la audiencia, la jueza Stephanie Sautner no consideró que el robo del collar, valorizado en 25 mil dólares,  sea  un delito agravado, sino indicó que la celebridad enfrentará un juicio por robo menor, según informa TMZ.

De otro lado, la jueza denegó el pedido de Shawn Holley, abogada de Lohan, de desestimar el caso por completo.

Durante sus declaraciones, en una audiencia preliminar, Sofía Kaman, propietaria del local, dijo que se dio cuenta de que Lohan había abandonado la tienda con el collar 10 minutos después de que ésta se fuera. No lo reportó como robado de inmediato porque Lohan le dijo que retornaría al día siguiente para comprar un anillo, señaló.
      
A la actriz de "Mean Girls"" se le acusa de robo agravado por haberse llevado la joya sin permiso, en enero.
      
Kaman y una vendedora declararon que Lohan había ido a la tienda al menos tres veces y había visto varias piezas, incluyendo zarcillos, anillos y collares, pero nunca compró nada.
      
La propietaria señaló que no hubo ningún acuerdo que le permitiese a Lohan irse de la tienda con el collar.