Foto: AFP

Lindsay Lohan no tiene que preocuparse por la soledad mientras esté en Lynwood Correctional Facility. El portal TMZ ha comprobado que ha tenido un flujo constante de visitantes que no son familiares o amigos.

Además de su abogado, Shawn Chapman Holley, Lindsay también pasó algún tiempo con su oficial de libertad condicional el fin de semana, y varios otros "profesionales" vinculados a su caso.

LiLo quemó su tiempo semanal asignado para las visitas personales, por lo que solo puede ver a los profesionales hasta mañana en que cumplirá su primera semana entre rejas.

Por cierto, Lindsay no obtuvo una copia de "El viejo y el mar", el libro que quería desesperadamente leer durante su estancia en la cárcel.