Radio Capital

Lorenzo Palacios Quispe, Chacalón, fue uno de los personajes, sin discusión alguna, más representativos de los años 80 y 90 y aunque tuvo una carrera relativamente corta, fue tan vertiginosa y exitosa que lo catapultó a la fama y al corazón de sus fanáticos que aún no pueden superar su temprana muerte.

Papá 'Chacalón' fue un hijo de lo que José Matos Mar llamó en su tesis sociológica el 'Desborde Popular'. Sus padres, don Lorenzo Palacios Huaycapusi, ligado al quehacer musical y al que Chacalón no conoció y doña Olimpia Quispe, ambos migrantes en esa Lima pujante que se forjaba también en el Cerro San Cosme.

De joven no se le daban los estudios a Lorenzo Jr. Entonces empezó a trabajar en todo tipo de oficios, como el de zapatero o vendedor de humitas. Cantaba en los mercados algunos huaynos que aprendió de su madre quien también tenía vena musical. Entonces a los 14 años tuvo su primera presentación en público y desde ese momento no paró.

Las letras desgarradoras y las melodías melancólicas marcaron el estilo musical de 'Chacalón y la Nueva Crema'. Hizo completamente suyo cada espacio de los migrantes, en el cerro San Cosme o en los megaconciertos de la ya exinta Carpa Grau. Pero no era solo por esa mezcla interesante entre la psicodelia y el huayno, sino principalmente por las letras tan comunes y tan cercanas a esa nueva configuración social que se asentaba en Lima.

Desde el 'Muchacho provinciano' hasta el 'Voy a guardar mi lamento' o 'Qué dolor', la temática siempre era el sufrimiento de la población que había llegado hacia una ciudad completamente hostil y donde todo era más difícil y al desamor, a esas relaciones inconexas que también son propias de todo estrato social.

La carrera vertiginosa de Papá Chacalon se extinguió un 24 de junio de 1994 a causa de una severa diabetes. Junto con él y simbólicamente, se fueron 60 mil personas quienes dejaron su corazón en el entierro multitudinario que ocurrió en el cementerio El Ángel. 

Este domingo se hubiesen cumplido 65 años del nacimiento de Chacalón, leyenda de la música popular y de un movimiento social que tuvo sus propios dioses, ídolos y costumbres en esa Lima a la que muchos le dieron la espalda y que sigue siendo incluso hasta ahora incomprendida.