Meghan Markle está embarazada: Por esta razón no tendrá la custodia de su bebé

Una historiadora explica que los futuros hijos de los duques de Sussex estarían bajo la tutela legal de la reina Isabell II, según una prerrogativa que data del siglo XVIII. La Ley se conoce como Gran Opinión para la Prerrogativa Concerniente a la Familia Real.

La duquesa de Sussex no tendrían la tutela de los hijos que pudiese tener con el príncipe Harry. | Fuente: AFP

La ex actriz Meghan Markle, ahora duquesa de Sussex, tendrá que lidiar con una peculiar regla, luego de anunciar que tendrá un bebé en marzo o junio de 2019. Según informa la historiadora Marlene Koening a los medios ingleses, los hijos que ella y el príncipe Harry tengan no estarán bajo su custodia.

Koening explica que esta regla tiene origen en una prerrogativa que data del siglo XVIII, la cual se conoce como Gran Opinión para la Prerrogativa Concerniente a la Familia Real. Esta explica que la Reina Isabell II tiene la tutela legal de todos sus nietos.

Meghan Markle tendrá que regirse a una ley con más de 300 años de antigüedad. | Fuente: AFP

“La soberana es quien tiene la custodia legal de todos los nietos, se trata de una legislación que data de los tiempos de George I”, comenta. “Trataba sobre el control del Rey de la educación, el crecimiento y el matrimonio de sus nietos”, agrega en entrevista con Sun Online.

Ella explica que esta ley fue creada por George I “porque tenía una mala relación con su hijo, el futuro rey George II, por lo que hizo que se aprobase una legislación por la que el rey era guardián de todos sus descendientes”.

 

La tutela de los hijos de Meghan Markle quedaría en manos de Isabel II. | Fuente: AFP

Incluso, una vez que la Reina Isabel II fallezca, esta ley dará la misma autoridad al príncipe Carlos, quien pasaría a obtener el título de rey. Precisamente, Carlos y la princesa Diana tuvieron que pedirle autorización a la reina para poder viajar a Escocia con sus hijos.

La historiadora revela que en 1996, cuando los príncipes Carlos y Diana llevaron a cabo su divorcio, ambos se vieron obligados a ceñirse a las reglas de Isabel II para el régimen de visitas que ambos tendrían con Harry y William. Ellos disponían de 40 días al año para visitarlos, aunque la reina tuvo en cuenta los deseos de ambos para decidir cómo querían que sean educados sus hijos.

¿Qué opinas?