Meghan Markle y el príncipe Harry
Meghan Markle y el príncipe Harry se "sentían impotentes" frente a la pandemia del coronavirus. | Fuente: AFP

Meghan Markle y el príncipe Harry, junto a su pequeño hijo Archie, se encuentran cumpliendo la cuarentena en su nueva casa de Los Ángeles (EE.UU.), a donde se mudaron antes de que Estados Unidos cerrase su frontera con Canadá.

En las últimas semanas, los esposos están pasando el tiempo en casa con su pequeño, sin recibir ninguna visita ni de la madre de la actriz ni de sus amigas. Aún así la pareja, conocida por su labor social, se tomó un momento para ayudar a su nueva comunidad ante la pademia por el nuevo coronavirus.

Como se recuerda, Meghan Markle y el príncipe Harry repartieron comida a enfermos crónicos en Los Ángeles. Es que ellos "se sentían impotentes al leer todo lo que estaba sucediendo, por ese motivo querían salir y ayudar", según informó una fuente a la revista People. 

Este deseo llevó a los duques de Sussex a coger su auto, el pasado fin de semana, para distribuir alimentos entre las personas que están pasando una situación crítica por la pandemia. La pareja arropó a la ONG, Project Angel Food, que se dedica a preparar comidas y repartirlas entre los más necesitados.

"Solo salen de su casa para llevar a cabo labores humanitarias", indicó otra fuente a la revista.

Meghan Markle
"Solo salen de su casa para hacer labores humanitarias", dijo la fuente sobre los duques de Sussex. | Fuente: AFP

PROTOCOLOS DE DISTANCIAMIENTO

Durante su visita a la sede de Project Angel Food, el matrimonio realizó un tour antes de hacer su primera ruta de reparto. Así lo cuenta Richard Ayoub, director de esta organización benéfica:

"Hicieron muchas preguntas acerca de las personas beneficiarias y de cómo se hacía la comida. Hablamos sobre cómo las comidas están diseñadas y adaptadas médicamente a cada persona, se reunieron con nuestros chefs y luego les dimos todos nuestros protocolos de distanciamiento social para las entregas. Usaron guantes y marcas y se mantuvieron a dos metros de distancia".

Meghan Markle y el príncipe Harry podría volver a repetir este acto benéfico, según la publicación. Por otro lado, en cuanto puedan planea lanzar su futura organización benéfica, que llamarán "Archewell".

Con ese proyecto, los duques de Sussex pretenden trabajar en conjunto con otros grupos y entidades de apoyo y comercializar productos bajo ese nuevo nombre, pues ya no se les permite emplear la denominación "Sussex Royal. (Con información de Europa Press)