Foto: EFE
Mel Gibson abandonó la actuación porque se sentía "trasnochado y sin ideas", según dijo hoy en Madrid con motivo de su regreso ante una cámara de cine con el thriller de Martin Campbell "Al límite", que termina con siete años dedicados en exclusiva a la producción y la dirección.

Parece desencantado con la industria en la que ha reinado desde hace años. "En Los Ángeles no pasa nada ahora, es muy caro rodar algo allí", lamentó hoy la estrella estadounidense, quien regresa a la gran pantalla, pistola en mano, como protagonista de "Al límite".

Gibson interpreta a un hombre que se toma la justicia por su mano cuando su única hija es asesinada, con él como único testigo y muchas cuestiones por resolver.

El "tipo duro" que Gibson ha retratado incansablemente a lo largo de su carrera es en este caso un policía de naturaleza algo más atormentada de lo habitual, por la necesidad de redención de quien ha sido un padre ausente que apenas conoce la vida cotidiana de su hija.

Lo que es inusual en su filmografía es el extra de emotividad de este thriller, que se hereda de la prestigiosa miniserie de la BBC británica en la que se inspira, rodada en los 80 por Campbell.

Si la original "Edge of darkness" manifestaba la inquietud social que el uso de energía nuclear despertaba en los años 80, su nueva versión actualiza la trama añadiendo la deshumanización de las grandes corporaciones.

La sed de justicia que rezuma el personaje protagonista, víctima de una de ellas, "es un sentimiento humano, aunque llevarlo hasta las últimas consecuencias es algo que sólo debe suceder en la fantasía de un relato", aclaró ante los medios un Mel Gibson de frágil atención, gesto compulsivo y verbo espeso, aquejado de "los efectos del jet-lag".

"Martin Campbell ha sido una de las razones por las que acepté actuar en la película, me hizo sentir confianza saber que él se encargaba de nuevo de la historia", defiende el actor, otra vez ante la cámara tras su costoso divorcio del pasado año y de rodar en este tiempo "The Passion Of The Christ" (2004) y "Apocalyto" (2006).

Como tiene claro que "dirigir es mucho más placentero que actuar", Gibson ya está centrado en la dirección de su nuevo proyecto, una película de vikingos de la que apenas ha querido contar algo más que sus temores a la hora de enfrentarse a este proyecto: "¿Alguien ha visto una película buena de vikingos? Yo desde luego que no", comentó jocoso el responsable de "Braveheart".

No le importaría volver a involucrarse en proyectos pequeños como "The Man Without a Face", su debut en la dirección en 1992. De momento protagonizará una producción "cien por cien mexicana".

"Por cómo ha evolucionado todo, es una necesidad imperiosa volver a ser creativos -apunta-, aprender a rodar sin tantas ventajas y presupuestos ilimitados, algo a lo que nos ha acostumbrado la industria y que ya no sucede".

-EFE-