Muchos piensan que lo clásico es una apuesta segura, sin embargo Billy Porter, uno de los primeros en pisar la alfombra roja de la 91 edición de los Óscar, ha preferido arriesgar y romper moldes con un esmoquin de negro y falda de gran volumen, un modelado romántico.

Mientras que Porter, uno de los protagonistas de la serie "Pose" suele sorprender y apostar por modelos llamativos, otros como Tony McMamara, nominado al mejor guión por "The Favourite" prefieren no arriesgar y apostar sobre seguro con el clásico esmoquin negro, al igual que el presentador de la cadena NBC Scott Evan.

Cada vez más, los hombres eligen su vestuario con tino, quieren despuntar y brillar. Otro de los estilismos más comentados en el comienzo de la alfombra roja es el del estilista de celebrities Brad Goreski que acudió a la cita con un esmoquin bicolor en blanco y negro, camisa blanca y zapatos con lazada de Louboutin.

Del brazo de Adam Smith, Porter ha sorprendido con un traje de terciopelo negro con falda de gran volumen, camisa blanca con puños plisados y aderezado con una vistosa pajarita, que ha dejado a muchos con la boca abierta.

Muchos piensan que lo clásico es una apuesta segura, sin embargo Billy Porter, uno de los primeros en pisar la alfombra roja de la 91 edición de los Óscar, ha preferido arriesgar y romper moldes con un esmoquin de negro y falda de gran volumen, un modelado romántico.

¿Qué opinas?