El padre de la niña de Malawi que está siendo adoptada por Madonna abandonó su lucha para lograr la recuperación de la pequeña y le dijo a la cantante estadounidense que la cuide. James Kambewa, el padre Mercy James, inicialmente dijo que se oponía a la adopción.

Sin embargo, sostuvo el sábado que había decidido no luchar por el caso y sólo pidió que la niña de 4 años sea criada sabiendo que él es su padre biológico. "Dejemos ir a la niña (...) Mi único pedido es que ella la cuide bien", dijo en una entrevista.

 La Corte Suprema de Malawi aprobó el viernes la solicitud de Madonna para adoptar un segundo niño del país, revocando un fallo anterior de un tribunal menor. "Le pido a Madonna que se asegure que, mientras la niña esté creciendo, sea informada que soy el padre biológico (...) ella realmente debe saber que aunque está lejos, el padre está aún vivo", agregó.

Una corte de Malawi determinó en abril que Madonna no podía adoptar a Mercy porque no era residente del país del sur de África. Pero la Corte Suprema revocó esa decisión, argumentando que la niña, que había estado viviendo en un orfanato, tendría una mejor vida con la cantante.