EFE

La actriz española Penélope Cruz fue la invitada principal la pasada noche en el programa de televisión de Jimmy Kimmel, del canal ABC, en su primera entrevista tras haber dado a luz a finales de enero.

Durante la charla, recogida hoy por los medios estadounidenses, la intérprete lució una esbelta figura y se refirió al próximo estreno de su filme "Pirates of the Caribbean: On Stranger Tides", la cuarta entrega de la popular saga protagonizada por Johnny Depp.

Esta no es la primera vez que Cruz trabaja con Depp, en 2002, protagonizaron "Blow", de Ted Demme.

"Es realmente una de las personas más bondadosas y genuinas que he conocido en mi vida", dijo la actriz sobre él. "Y es tan divertido... imagino que la gente sabe lo divertido que es. Me encanta trabajar con él", añadió.

En tono cómico recordó un dispositivo que imita los sonidos de las ventosidades que usa el actor para gastar bromas durante los rodajes, y en esta ocasión sus "víctimas" fueron el director del filme, Rob Marshall, y el productor Jerry Bruckheimer.

"Cuando le conocí hace 10 años tenía un aparato de plástico, y ahora usa uno con control remoto", comentó entre las risas del público.

"Me la jugó cuando estábamos rodando "Blow"", relató Cruz, de 36 años. "Estaba rodando una escena muy dramática y él no paró de hacer ese ruido con la máquina. Yo sólo esperaba que no pensaran que era yo", añadió.

Asimismo hizo alusión a la visita de su marido, el actor español Javier Bardem, al mismo programa un mes atrás, en donde habló de cómo aprendió inglés cantando canciones del grupo AC/DC.

"Lo vi, los dos estuvisteis muy divertidos. Él imita a AC/DC a veces en casa y me encanta. AC/DC son geniales, aunque yo no soy muy de heavy-metal. Sé apreciarlo, aunque no es algo que escuche normalmente", apuntó.

Cruz se decanta más por la música clásica, el pop y el rock, aunque asegura que le encanta "rapear" en su karaoke, especialmente con el tema "Without Me", de Eminem.

Además explicó que el Óscar que ganó por "Vicky Cristina Barcelona" lo guarda en Madrid, la que considera su "residencia habitual".

EFE