Roman Polanski espera aún en la cárcel la luz verde para su liberación

El cineasta franco-polaco detenido en Suiza desde hace dos meses sigue esperando hoy en la cárcel que el Ministerio de Justicia helvético anuncie si se opone o no a la decisión judicial.
Foto:Difusi
El cineasta franco-polaco Roman Polanski, detenido en Suiza desde hace dos meses, sigue esperando hoy en la cárcel que el Ministerio de Justicia helvético anuncie si se opone o no a la decisión judicial de liberarle bajo fianza y con medidas cautelares.

Aunque la titular del departamento dejó entender ayer que no habrá recurso contra la sentencia emitida ayer por el Tribunal Penal Federal de liberar a Polanski bajo pago de 4,5 millones de francos (unos 3 millones de euros o 4,4 millones de dólares) y otras medidas, el portavoz Folco Galli insistió hoy en que la decisión aún no se ha adoptado.

No obstante, agregó que se va a decidir "muy rápidamente", lo que podría indicar que será hoy mismo.

El Ministerio tiene un plazo de diez días para apelar la decisión judicial ante el más alto tribunal suizo, con sede en Lausana, pero todo indica que no lo hará.

Ayer, la ministra de Justicia, Eveline Widmer- Schlumpf, dijo que "no ve razón" para recurrir la sentencia debido a que la fianza más las otras medidas cautelares ordenadas anulan el riesgo de que el cineasta se fugue de Suiza, donde deberá esperar de cara a la extradición pedida por EEUU por un caso de abuso de menores.

"El tribunal ha considerado que la fianza ofrecida por el recurrente, combinada con otras medidas tales como el depósito de sus documentos de identidad y la asignación a una residencia bajo control electrónico deben ser suficientes para evitar el riesgo de fuga", señaló la sentencia.

Aunque el ministerio suizo anuncie hoy su decisión de no recurrir la liberación condicional de Polanski, la excarcelación no será inmediata.

"Primero debe pagar la fianza" (que asciende a 4,5 millones de francos, unos 3 millones de euros" -dijo Galli- y después debemos organizar las medidas cautelares, como la residencia asignada" y la vigilancia electrónica que ha establecido la sentencia.

Polanski esperará casi con seguridad la resolución de su caso y la posible extradición a EEUU en el chalet que posee en la lujosa estación de ski de Gstaad.

El cineasta, de 76 años, fue detenido el pasado 26 de septiembre a su llegada al aeropuerto de Zúrich, por un caso de abuso de menores en EEUU que data de 1977, y desde entonces está encarcelado en la cercana localidad de Wintertur.

Decenas de periodistas y fotógrafos montan guardia ante las puertas de la prisión con la esperanza de ver salir al autor de "La semilla del diablo", que se enfrenta a una pena máxima de hasta dos años si es devuelto a EEUU para rendir cuentas ante la Justicia por este caso pendiente.

-EFE-