Sofía Vergara
Sofía Vergara se muda a una mansión de US$ 26 millones. | Fuente: EFE

Sofía Vergara y su esposo Joe Manganiello han comprado una mansión de US$ 26 millones en Beverly Park, una exclusiva urbanización de Los Ángeles (EE.UU.) solo apta para cuentas con muchísimos ceros y en donde será vecina de Mark Wahlberg, Rod Stewart o Denzel Washington.

El diario Los Angeles Times y la revista Variety explicaron que la nueva propiedad de la estrella colombiana tiene casi una hectárea de superficie en torno a una gran villa de 17.000 metros cuadrados

La residencia principal cuenta con siete dormitorios y diez baños distribuidos en varios pisos, aunque en la propiedad también hay una casa para invitados. Una pista deportiva, una piscina, un spa y una sala de cine figuran entre los alicientes de la nueva casa de la estrella de "Modern Family".

Esta mansión se construyó en 1999 y de 2002 a 2014 fue de la estrella del béisbol Barry Bonds. A partir de entonces, la propiedad pasó por diferentes manos hasta que finalmente fue adquirida por Sofía Vergara y Joe Manganiello.

La actriz colombiana también es dueña de otra mansión en Beverly Hills, que compró en 2014 por US$ 10,6 millones.

Beverly Park, donde se ubica su nueva vivienda, es una de las zonas más exclusivas de Los Ángeles y cuenta entre sus vecinos más famosos con Mark Wahlberg, Rod Stewart, Denzel Washington, Sylvester Stallone o Eddie Murphy.

LA ACTRIZ DE TV MEJOR PAGADA

Sofía Vergara, que alcanzó la fama mundial por su papel en "Modern Family", ha figurado en los últimos años entre los intérpretes mejores pagados de la televisión en EE.UU. Este año apareció en la lista de Forbes de las celebridades mejor pagadas de 2020, con US$ 43 millones, lo que la mantiene como la actriz de televisión con mayor remuneración de la industria.

La artista dijo adiós en abril a "Modern Family" tras 11 temporadas de esta exitosa comedia en la que estaba acompañada por Julie Bowen, Ty Burrell, Jesse Tyler Ferguson, Ed O'Neill y Eric Stonestreet.

La ficción seguía las andanzas familiares de tres parejas con un estilo que aplicaba técnicas del documental al género de la comedia de enredos. Asimismo, recibió elogios por incluir entre las familias protagonistas a una pareja homosexual.

También fue uno de los últimos grandes éxitos de la televisión en abierto estadounidense antes de que la fiebre por la pequeña pantalla se desplazara progresivamente hacia las plataformas por "streaming" y las cadenas de pago. (EFE)