Latina

A vista y paciencia de todo el mundo, los guerreros Angie Arizaga y Nicola Porcella fueron ampayados compartiendo románticas muestras de cariño durante una cena en el distrito de San Isidro.

A pesar de percatarse de la presencia de las cámaras, ambos no tuvieron problemas en darse besos abrazos y caricias.

Lo curioso es que el ampay se da en medio de la denuncia contra el capitán de las cobras, luego de un altercado que se produjo junto sus amigos y un investigador del programa Amor, Amor, Amor.

Fiel a su estilo, Rodrigo González 'Peluchín' criticó esta 'romántica' escena, dando a entender que todo se trata de un romance armado que pretende limpiar la imagen de Porcella y tira por los suelos la dignidad de Arizaga.

¿Si es armada o no esta reconciliación? solo los guerreros lo saben, pero si todo es parte de una estrategia para limpiar la imagen del guerrero, lo cierto es que todo es posible, pues ambos son tal para cual.