Lionel Messi marcó un doblete en la victoria del Barcelona ante Liverpool por la Champions League. | Fuente: AFP | Fotógrafo: JAVIER SORIANO

El Balón de Oro es un galardón que se entrega a finales de año, pero que se “diseña” entre los meses de mayo y julio, sujeto a si hay Mundial o no. Por lo que, a esta altura del 2019, el nombre de Lionel Messi saca cuerpos de ventaja para alzarse con el premio por sexta vez en su carrera.

Con la Liga en su poder, con la Copa del Rey en espera y el trabajo bastante avanzado en Champions League buscando estar el 1 de junio en el Wanda Metropolitano, el cielo luce azulgrana para Messi, quien tiene motivos y de sobra para pensar que el triplete será cuestión de tiempo y paciencia.

En materia individual suma 48 goles entre ligas domésticas e internacionales: 34 en la Liga Española, 12 en Champions League y dos en la Copa del Rey.

Con Cristiano, Neymar y Mbappé alejados de la escena máxima europea, solo un cierre eclipsante de Luis Suárez o una sorpresiva aparición de los jóvenes De Jong o De Ligt podrían arrebatarla su sexta capricho. Los holandeses también tienen chances de lograr los tres trofeos que disputan en la temporada.

De Messi se ha dicho todo y hasta la aglomeración de adjetivos le quedan cortos para tamaña vigencia. Más allá de los Balones de Oro, que bien merecidos los tiene, convence semana a semana, hasta a los más fieles maradonianos, que él es único e irrepetible. Que tiene todo lo bueno y más del Diego.

 

 DATO:

 En el 2018, Luka Modric acabó con la hegemonía de 10 años que habían establecido Lionel Messi y Cristiano Ronaldo.

¿Qué opinas?