Liverpool explotó futbolísticamente con la salida de Phillipe Coutinho

Un informe de El País revela cómo Liverpool llegó a la madurez en el campo con la salida del tercer jugador más caro de la historia del fútbol.
Phillipe Coutinho se encuentra en el Barcelona. | Fuente: AFP

Un técnico siempre quiere rodearse de los mejores, pero eso no necesariamente aplica para Jürgen Klopp, tal vez el entrenador que más potencia a los jugadores con ciertas características que se acomodan a su estilo de pressing cuando no tienen la pelota y constantes en el desmarque cuando la tienen. El técnico alemán tenía un 'problema' cuando Phillipe Coutinho pertenecía a sus filas, puesto que debía modificar el esquema o meterlo en lugar del hombre del momento, Mohamed Salah.

La temporada 2016/17 fue para Klopp una campaña de pruebas donde debía encontrar el 11 para combatir por las grandes copas (Premier League y Champions League). Cuando el alemán se sentó a conversar con los dirigentes planteó que los 'Reds' debían jugar 4-3-3 para llegar al pico más alto de rendimiento. En ese dibujo táctico, Coutinho iba a ser empleado como extremo y ante la llegada de Mohamed Salah, era claro que el puesto iba a ser una lucha entre el egipcio y el brasileño porque para el DT, Sadio Mané y Roberto Firmino eran inamovibles.

En la filosofía Klopp, los futbolistas antes de ser técnicamente extraordinarios, para ser competitivos deben basar su rendimiento en la regularidad. Esta condición que es básica para el entrenador alemán, viene ligada a la biología de los futbolistas. Los exámenes a los que fue sometido Coutinho revelaron que su sistema cardiovascular no le permitía realizar esfuerzos al mismo nivel de Firmino, Mané, Can, Wijnaldun, Milner, Oxlade-Chamberlain o Lallana. Por eso, cuando se dio la partida del brasileño al Barcelona por 160 millones de euros, Liverpool recibió una inyección histórica de dinero y pudo explotar más el 4-3-3 con Salah como estrella.

Klopp tuvo muchos dolores de cabeza cuando tenía que mover el esquema táctico con Coutinho en la cancha. Liverpool ensayó un 4-2-3-1 para meter al volante detrás del punta y así evitar un desgaste físico que puede tener como interior o extremo. Si se le utilizaba como segundo punta, perdía relevancia en el juego, mientras el resto del equipo se ordenaba 20 metros más atrás. La conclusión del alemán era que Liverpool con un 4-2-3-1 no podía ocupar los espacios en el campo.

En declaraciones, un empleado del club inglés señaló que Klopp ya tenía un concepto claro de Coutinho cuando se iba al Barcelona: "Es un fabuloso delantero pero nunca se sentirá cómodo en el 4-3-3 como interior; y mucho menos si tiene que jugar en el puesto de Iniesta en el 4-4-2 que practica Valverde en fase defensiva, en donde los recorridos más largos deben hacerlo las alas. Iniesta es un fondista. Coutinho no".

Las estadísticas ratifican todo. Con Coutinho ubicado como interior en el 4-3-3 de Liverpoool, esta temporada los de Anfield fracasaron contra el Sevilla (3-3) en Champions y empataron de locales contra el Burnley (1-1). En diciembre a Klopp ya no le quedaban dudas que Coutinho no se encontraba como centrocampista. Al final, los números acertaron con la partida del brasileño y la confianza en Salah: en la temporada 2016/17, 'Cou' jugó 36 partidos, metió 14 goles y dio nueve asistencias; mientras que en los 46 partidos que suma esta campaña Salah ha metido 43 goles y ha dado 15 asistencias.

 

Jürgen Klopp llegó al Liverpool tras un paso exitoso en el Borussia Dortmund. | Fuente: AFP
Mohamed Salah era el hombre que peleaba el puesto con Coutinho. | Fuente: AFP
¿Qué opinas?