Copa América
Copa América en Argentina | Fuente: EFE

El gobierno de Argentina presentó este miércoles a la Conmebol un "estricto protocolo" para recibir la totalidad de los partidos de la Copa América 2021, en medio del peor momento de la pandemia del covid-19. 

En un encuentro en la residencia oficial de Olivos (periferia norte de Buenos Aires), el presidente Alberto Fernández y el titular de la Conmebol, Alejandro Domínguez, evaluaron "los aspectos organizativos y logísticos -con la eventual habilitación de sedes adicionales- y todo lo concerniente a los protocolos sanitarios", indicó un comunicado de la Conmebol.

A menos de tres semanas del inicio de la Copa, previsto para el 13 de junio, aún se analiza si Argentina está en condiciones sanitarias de recibir la totalidad del torneo, luego de la exclusión de Colombia como coorganizador ante el estallido social con decenas de muertos que vive ese país.

Representantes de la Conmebol han estado inspeccionando estadios en los últimos días en Argentina para agregar posibles sedes para los partidos originalmente programados en Colombia, entre ellos la final del 10 de julio.

La última palabra la tiene el ministerio de Salud

De todos modos, la realización de la Copa América "y sus protocolos sanitarios para que se pueda organizar en el país quedará bajo el riguroso estudio de funcionarios del ministerio de Salud de la República Argentina", advirtió la Conmebol.

Argentina atraviesa un momento sanitario crítico con 75.588 muertos por covid-19 y más de 3,6 millones de contagios sobre 45 millones de habitantes.

Este miércoles se registraron 35.399 contagios y 532 decesos por covid, informó el Ministerio de Salud.

El gobierno de Alberto Fernández apuesta que el confinamiento de 9 días que comenzó el sábado pasado y termina el próximo domingo permitirá frenar la curva de contagios, una de las más altas del mundo en relación con la cantidad de habitantes.

(Con información de AFP)

NUESTRO PODCAST

Maradona: La mano de Dios y el gol del siglo

Diego Armando Maradona dejó su impronta para siempre en dos jugadas que pasaron a la historia del fútbol hace 34 años frente a Inglaterra: el gol del siglo y la mano de Dios.