La violencia de los 'hooligans', que durante tres días consecutivos provocaron disturbios y obligaron a actuaciones policiales en el corazón de Marsella, empañaron el inicio de la competición y de la fiesta deportiva que comenzó el viernes en Francia.

Batalla campal. Seis detenidos y cinco heridos fue el primer balance de los disturbios del sábado, en el día del partido Inglaterra-Rusia y con más número de hinchas implicados. Una de las principales peleas llegó a contar con unos 500 participantes -300 de un lado, 200 de otro-.

Gases lacrimógenos, botellas y vasos rotos, comercios obligados a echar el cierre por orden policial y carreras por las calles del centro de Marsella: finalmente se cumplieron los temores a incidentes violentos, que habían hecho que el Inglaterra-Rusia de este sábado en la ciudad mediterránea fuera declarado de "riesgo" por las autoridades.

El comercio se vio perjudicado en Marsella | Fuente: Twitter

Al borde de la muerte.  Un aficionado inglés de unos 50 años de edad se encuentra entre la vida y la muerte en un hospital de Marsella tras haber recibido una paliza de hinchas rusos, en los prolegómenos del duelo entre Inglaterra y Rusia de la Eurocopa, informó el prefecto de policía, Laurent Núñez.

El hombre, que había sufrido un paro cardíaco y fue reanimado por un policía, fue trasladado de urgencia a un centro hospitalario de la ciudad y, según los facultativos, su vida corre peligro.

Las imágenes pueden herir algunas susceptibilidades. | Fuente: Twitter