El fútbol y la naturaleza no siempre van de la mano y en esta ocasión una torrencial lluvia inundó el campo del Estadio Olímpico de Roma.

Roma y Parma estaban listos para medir fuerzas en el principal estadio del fútbol italiano, sin embargo el fenómeno climático no permitió el buen tránsito del balón en el gramado.

El árbitro a los 8 minutos suspendió el partido, ante las protestas del técnico de la Roma Rudi García que quería jugar porque está luchando palmo a palmo la punta con Juventus.

El temporal con viento y fuertes lluvias azota sobre todo a las zonas del centro sur del país, mientras que en el norte las fuertes nevadas han provocado cortes de luz en algunas localidades y otras han quedado aisladas.