Un hincha burló la seguridad y se metió al campo de juego del Estadio Castelao (Fortaleza, Ceará) en el choque entre Alemania y Ghana, que terminó 2-2, por el Grupo G del Mundial Brasil 2014.

El fanático estaba sin polo y tenía los números de un teléfono pintados en el pecho, al igual que un correo de gmail. Además, llevaa su polo en la mano y estaba en shorts.

La FIFA castiga este tipo de hechos y creó una nueva ley a los que trasmiten el partido.

La televisora encargada de llevar la transmisión a todo el mundo debe dejar de ponchar inmediatamente a aquel hincha que ingresa al campo de juego. Eso exactamente pasó, pues la cadena internacional ponchó rápidamente a cualquier otro jugador en lugar del hincha.

La FIFA propuso esto porque hay veces que los hinchas ingresan con carteles o con mensajes políticos o de marcas que no han pagado para ser promocionadas en este tipo de competencias.