La FIFA ha actuado varias veces de oficio en diversos Mundiales, así como lo hizo en Brasil 2014 por el mordisco que le propinó Luis Suárez a Giorgio Chiellini.

En algunas oportunidades, los árbitros se han dado cuenta de las agresiones, pero debido al alto nivel de violencia de estas jugadas, la FIFA ha decidido intervenir y poner más fechas de suspensión a los jugadores que las cometían.

En esta galería hay cinco casos, pero en realidad hubo algunos más.