Fénix y la Universidad de Chile empataron este jueves sin goles en Montevideo, en su cruce de vuelta por la primera fase de la Copa Sudamericana, lo que permitió a los de la ‘U’ pasar a la siguiente fase por su victoria en la ida por 1-0.

En un partido feo y muy cortado, sin apenas ocasiones y con mucho contacto, que se saldó con la expulsión del chileno Guillermo Marino por roja directa (m.35) y del uruguayo Gonzalo Papa por doble amarilla (m.53), los de la U lograron mantener su marco sin goles ante un cuadro entusiasta pero que demostró poca calidad técnica.

La intensidad de los locales se mostró como un buen arma para sorprender a la defensa de la U en los compases iniciales, en los que los chilenos no lograron organizarse y hacer valer su superioridad técnica.

Así, el entusiasmo de Fénix y la desatención de la defensa chilena generaron la primera y única gran ocasión del encuentro con un remate en el borde del área chica que obligó a lucirse al arquero Johnny Herrera.

Ninguno de los equipos logró establecer un dominio en el terreno de juego y ambos se centraron en cortar con falta cualquier intento de ataque rival y se limitaron a dar largos pelotazos de campo a campo en busca de situaciones de peligro.

EFE