El club de fútbol británico Manchester United se estrenó en la bolsa de Nueva York convertido en el equipo deportivo más valioso del planeta, aunque sus acciones apenas registraban cambios en su primer día de cotizaciones mientras su abultada deuda sigue generando dudas entre los inversores.

"Lo que estás comprando es una de las marcas más icónicas que existen, un club que juega el deporte de más rápido crecimiento del mundo", defendió el director ejecutivo de los llamados "Diablos Rojos", David Gill.

Gill, acompañado por más de una decena de directivos del club, hizo sonar el tradicional campanazo que da inicio a la sesión en la bolsa de Nueva York (NYSE), donde los corredores de bolsa apenas podían caminar debido a las aglomeraciones de seguidores que se acercaron hasta allí para ver el debut bursátil.

La expectación fue tal que el NYSE decidió instalar un pequeño campo de fútbol a las afueras de su famoso edificio en el número 11 de la calle Wall Street, donde decenas de niños probaron su habilidad con el balón ataviados con la camiseta del equipo.

Alrededor de quince minutos después de sonar ese campanazo en la bolsa neoyorquina, las acciones del club británico empezaban a cotizar bajo el símbolo "MANU" por 14,05 dólares cada una, prácticamente igual que los 14 dólares a los que había fijado su precio de salida.

Con ese leve ascenso del 0,36 por ciento, el Manchester United conseguía añadir un gol más a su larga lista al convertirse en el equipo más valioso del globo con una capitalización bursátil de 2.300 millones de dólares, por encima de los 2.150 millones de dólares por los que fue comprado este año el equipo de béisbol Dodgers de Los Ángeles.

EFE