Universitario de Deportes solo espera un milagro, según prensa peruana

La prensa peruana resalta el coraje de Universitario para arranacar un empate en Argentina y defenderse ante las agreciones de los jugadores e hinchas de Lanús.
Universitario de Deportes se enfrascó en una bronca al final del partido que empató ayer con Lanús, y quedó a la espera de los resultados de los otros grupos para saber si clasifica a la siguiente ronda de la Copa Libertadores, comentó hoy la prensa en Lima.

"Punto suspensivo", tituló el diario "El Comercio", pues la clasificación del campeón peruano depende de los resultados de Inter, Banfield, Flamengo y Racing, que concluyen sus partidos el próximo 22.

"La U fue otra vez un once tácticamente disciplinado, pero sin esa cuota de desequilibrio que lo da un jugador diferente. No hubo creatividad", afirmó el matutino.

"Empate lo dejó con bronca", encabezó el rotativo "La República" a propósito del cruce de puñetes que cayó sobre el defensa crema John Galliquio y del que se disculpó.

"Lo que pasó fue una vergüenza. Me agarraron a puñetes y respondí, de mi parte pido disculpas", dijo Galliquio a los periodistas.

"La República" opinó que "Universitario guapeó en Buenos Aires y no se dejó amedrentar ni por un viaje complicado ni por una hinchada local muy hostil".

Sin embargo, el diario recomendó a sus hinchas que "prendan sus velas y esperen".

"La U quedó en balcón", tituló, por su parte, el periódico Ojo, tras quedar segundo en su grupo y eliminar al Lanús.

Por su parte, el diario "Perú.21" defendió la actitud de Galliquio y sus compañeros, al responder a los golpes de sus rivales.

"A veces, en la cancha es difícil izar la bandera del No a la violencia. Y que nos perdonen las ONG que buscan la paz o los sacerdotes que rezan por ella, porque anoche no había cómo poner la otra mejilla", indicó el periódico.

"¡La U no arruga!", "A lo macho" y "HUEVOS" fueron los titulares de los diarios "Depor", "El Bocón" y "Líbero" que destacaron igualmente la actitud de los cremas en responder a las agresiones. EFE