AFP

Wayne Rooney pasó de héroe a villano, ya que luego de abrir el camino del triunfo en la victoria (2-1) de Manchester United ante West Ham, salió expulsado a los 60 minutos.

En una jugada infantil, Rooney recibió la tarjeta roja tras una fuerte falta sobre el inglés Stewart Downing.

Con la expulsión, el delantero de los "Red Devils" se perderá el partido frente al Everton, y al parecer podría recibir una fuerte sanción.