Aeropuerto de Nueva Orleans reabre pero 68 % de la ciudad sigue sin luz

En las próximas horas se va a habilitar un refugio para gente con problemas médicos que necesite ayuda para pasar estos días sin electricidad.

El aeropuerto de Nueva Orleans reabrió hoy después de tres días cerrado, pero 128.000 casas y negocios, el 68 % del total, siguen sin luz en esa ciudad de Luisiana, donde se trabaja a destajo para restablecer el suministro en hospitales, gasolineras, supermercados y el resto de afectados.

El alcalde de Nueva Orleans, Mitch Landrieu, informó hoy en una rueda de prensa de que el primer vuelo salió a las 10.00 hora local (14.00 GMT), después de que se lograra restablecer el suministro eléctrico en este aeropuerto, que habitualmente gestiona unos 250 vuelos diarios.

"Es maravilloso volver a oír el sonido de los aviones", dijo en esa misma conferencia un portavoz del Aeropuerto Internacional Louis Armstrong, que durante el paso de "Isaac", justo cuando se cumplían siete años del devastador "Katrina", sufrió también inundaciones en sus pistas y parte de los techos quedaron dañados.

"Aunque estamos trabajando en ello, aún no hemos acabado, queda mucho trabajo por hacer", así que "no es el momento de bajar la guardia", dijo Landrieu respecto a la situación en el resto de la ciudad, donde el 68 % de viviendas y negocios sigue sin luz, lo que supone un descenso respecto al 80 % del miércoles.

Durante el jueves, explicó, se restableció el suministro de unos 20.000 abonados y se prestó especial atención a "hospitales, tiendas de alimentación y productos básicos, gasolineras y servicios".

El servicio de recogida de basuras se reanudará el sábado y se han establecido tres puntos por la ciudad donde la Guardia Nacional está repartiendo agua, hielo, comida preparada y otros suministros básicos y seguirá haciéndolo hasta que los hogares recuperen la luz.

"De todas formas, en la ciudad hay ya muchos sitios abiertos donde se puede comprar comida y suministros", dijo el alcalde. "En Walmart también estarán abiertos antes de que acabe el día" y "trabajamos con dueños de negocios para que se vayan abriendo cuanto antes las gasolineras. Ahora hay 19 funcionando".

Abren refugio

En las próximas horas también se va a habilitar un refugio para gente con problemas médicos que necesite ayuda para pasar estos días sin electricidad.

"Una vez más, ya sé que puedo ser pesado, pero les pido que utilicen el sentido común y la precaución, para limitar al máximo los daños", reclamó Landrieu, quien celebró que hasta el momento no se tiene noticia de la muerte de nadie en la ciudad a causa de "Isaac".

Hace siete años, Nueva Orleans estaba casi sumergida en el agua tras el paso de "Katrina", que provocó la muerte de más de 1.800 personas en la ciudad.

Detalló que se ha tenido que llevar al hospital a once personas por intoxicación de dióxido de carbono debido al mal uso de generadores.

"Los generadores no son para el interior, tienen que estar en espacios abiertos", reiteró a las miles de familias que recurren a estos aparatos para obtener la electricidad que necesitan.

Igualmente, se han tenido que atender "varios fuegos" por el "uso inapropiado de las velas".

"Estos son algunos ejemplos de conductas poco cuidadosas que pueden ser muy peligrosas", indicó Landrieu, quien, sobre todo, insistió en pedir a la gente que no salga a la calle a "curiosear", porque muchas carreteras están inundadas, con árboles caídos, sin semáforos y sin señalización.

En estos días se han registrado 38 accidentes de tráfico, por lo que, según dijo, es necesario el sentido común: "Mire dos veces a cada lado antes de cruzar una intersección, vaya muy despacio y ceda el paso al otro. Eso lo hemos aprendido todos en la guardería y ahora es fundamental".

A los problemas de señalización se suma que hay carreteras inundadas y, con la caída del tendido eléctrico, el agua puede estar electrificada.

"No me hagan detenerles por conducir por lugares inundados: Es peligroso para ustedes, para los vecinos y para el personal de emergencias", dijo el alcalde.

EFE