Alertan que el león marino puede extinguirse en Nueva Zelanda

El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés) estimó que este animal desaparecerá de las islas neozelandesas Auckland en unos 25 años debido a la actividad pesquera en la zona.
Foto: EFE / Video: YouTube

Los leones marinos de las islas neozelandesas Auckland, situadas en aguas subantárticas, pueden extinguirse en menos de 25 años debido a la actividad pesquera, advirtió hoy el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés).

A través del video animado "Habla por los leones marinos", la filial neozelandesa de WWF señaló que la principal amenaza contra estos mamíferos, de los que quedan menos de 10.000 ejemplares, son las redes de los pescadores de calamares.

Estas se arrojan a una profundidad similar a la que nadan los leones marinos en busca de alimento durante la temporada de pesca del calamar que coincide con la del nacimiento de las crías.

La historia animada en blanco y negro denuncia que la muerte de una hembra de esta especie, atrapada y ahogada en una red, puede suponer la muerte de dos ejemplares más, el feto que lleva en su vientre y la cría que espera comida en tierra firme.

WWF denunció que estos leones marinos se extinguirán en 23 años si sigue la tendencia detectada por una investigación del año pasado del Ministerio para la Conservación y la Universidad de Otago, según la cual, la población de cachorros en las islas Auckland se ha reducido a la mitad desde 1998.

También criticó al Gobierno neozelandés por proponer eliminar el límite del número de leones marinos que pueden capturarse mediante las redes en lugar de aumentar su protección.

El video, que se difunde a través de YouTube y otros portales de internet, muestra las dificultades que tienen los leones marinos para sobrevivir para concienciar a la población en favor de su protección.

"Los leones marinos no tienen voz, así que depende de todos nosotros que hablemos en su nombre para evitar su extinción", dijo hoy la portavoz de la organización proteccionista, Jenny Riches.

EFE