Un número fijo se mantuvo durante la noche del día jueves seis y la mañana de hoy como tendencia en el Twitter. La razón se debe una alerta emitida por la Red Peruana contra la Pornografía Infantil (RCPI), ente que  alertó vía Twitter que “estafadores utilizan el número 690 1774 para solicitar datos personales”.

La mención del teléfono fijo se mantuvo como tema recurrente por más de diez horas, desde las siete de la noche de ayer y la madrugada de hoy. Los usuarios se encargaron de difundir la denuncia lanzada por la RCPI, en lugar de opinar al respecto.

En declaraciones para RPP Noticias, el presidente de dicha institución, Dimitri Senmache, reveló que la alerta inicial fue dada por una familia. Según Senmache, la familia indicó que la llamada fue recibida por uno de los menores que habita la vivienda a quien le solicitaron información personal.

Los estafadores se hicieron pasar por representantes de un reconocido banco, ellos dijeron que la familia era acreedora a un premio. “Llamadas como estás son frecuentes, solo entre septiembre y diciembre del año pasado hemos registrado siete números telefónicos que utilizan los estafadores”, denunció el presidente de la Red Peruana.

El teléfono denunciado fue identificado por la familia que alertó a la Red Peruana sobre el caso. Ellos registraron el teléfono por el identificador de llamadas que tienen en casa. El número fijo que denunciaron los ‘tuiteros’ es el 690 1774. Este teléfono no ha sido identificado en registros telefónicos.

RPP Noticias se comunicó con el teléfono mencionado. En las primeras llamadas, solo timbró; pocos minutos después el teléfono fue desconectado.

Acerca del teléfono
Las denuncias hechas sobre este teléfono datan mucho antes de la tendencia en el Twitter entre ayer y hoy. De acuerdo al foro ‘Who calls me’, más de 20 usuarios han denunciado entre julio y agosto del 2010 haber recibido llamadas del mismo número.

Los participantes del foro indicaron que el llamante se quedaba en silencio, en otros casos mencionaban ser representantes de empresas de telefonía o simplemente pedían mantenerse en línea. Los denunciantes indicaron que poco después verifican  su saldo y notaban que se había agotado.