Las obras en la Panamericana Sur han causado gran caos vehicular. | Fuente: Andina

La Municipalidad de Punta Hermosa ha prohibido la realización de fiestas de Año Nuevo en su jurisdicción, pese a ser tradicionalmente uno de los puntos más buscados por los limeños en estas fiestas.

Esto debido a que las obras de ampliación y reconstrucción de la antigua Panamericana Sur aún no concluyen y esto ha convertido el trayecto en un auténtico dolor de cabeza para los conductores.

La medida contempla la clausura temporal de tres discotecas y del local donde se iba a organizar la llamada Fiesta Blanca. En entrevista con el diario El Comercio, el alcalde distrital Guillermo Fernández explicó el porqué de la decisión.

“Es importante explicar que la principal razón para tomar esta decisión fueron las obras, no porque los locales presentaran riesgos considerables en su interior. Es una acción preventiva”, aseguró el burgomaestre.

En diálogo con Canal N, Fernández advirtió que, al inicio de las obras, en octubre, no se contemplaron rutas alternas en prevención del caos vehicular. “Y la raya de tierra que nos han dejado para circular tiene baches durante todo el tramo, no han pasado al menos una motoniveladora”, remarcó.

El coronel PNP Franklin Barreto, jefe de la División de Prevención e Investigación de Accidentes de Tránsito (Divpiat) de la Policía Nacional, saludó la medida y consideró que debería imitarse en otros distritos del sur de la capital, como Lurín, Punta Negra y San Bartolo.

“La PNP está realizando un estudio técnico sobre los peligros de realizar fiestas de fin de año para todos los municipios de la zona. (...) Si no se toman acciones inmediatas para solucionar el tráfico, se podría generar un problema más grave”, dijo al diario.


¿Qué opinas?