Las bailarinas del célebre cabaré parisino Crazy Horse se han declarado en huelga, por primera vez desde su creación en 1951, y han decidido ponerse la ropa y suspender el espectáculo porque consideran que sus salarios "no corresponden a la carga de trabajo" exigida.

Según informó hoy la emisora "RTL", las bailarinas decidieron casi por unanimidad no subirse al escenario anoche y tampoco en la tarde hoy, miércoles, después de que la dirección haya rechazado "desde hace meses toda propuesta de negociación".

Por su parte, los responsables del establecimiento no han querido aportar su versión mientras que las bailarinas han repartido panfletos con los motivos de su descontento por los alrededores de los Campos Elíseos.

"Lo que no funciona es que se nos pida trabajar 24 días al mes a una tarifa que es más que lamentable", explicó en los micrófonos de "RTL" una de las componentes del cabaré que se negaron a ejecutar la coreografía diseñada por Christian Lauboutin.

EFE