Barack Obama pide al Congreso apoyo para un mayor control de armas

El mandatario estadounidense reiteró que es necesario aprobar leyes para ´restringir el acceso y la disponibilidad´ de armas de asalto y cargadores de alta capacidad.

El presidente de EE.UU., Barack Obama, se reunió con jefes policiales y alguaciles en la Casa Blanca en el marco de sus esfuerzos para lograr un mayor control de las armas y volvió a insistir en que es fundamental la cooperación del Congreso.

La reunión se produce después de que Obama reconociera en una entrevista que él mismo usa armas de fuego cuando practica tiro al plato en la residencia de descanso presidencial en Camp David, al sostener que los derechos de los cazadores deben ser respetados en el debate abierto en el país.

"La única manera de la que vamos a ser capaces de hacer todo lo que hay que hacer es con la cooperación del Congreso", dijo hoy el presidente antes de su reunión con los jefes policiales, a la que también asistieron su vicepresidente, Joe Biden, y los secretarios de Justicia, Eric Holder, y Seguridad Nacional, Janet Napolitano.

Al pedir la cooperación del Congreso, Obama reiteró que es necesario aprobar leyes para "restringir el acceso y la disponibilidad" de armas de asalto y cargadores de alta capacidad, así como para asegurar un sistema universal de verificación de antecedentes.

El objetivo del encuentro de hoy era dialogar sobre la contratación de policías, su capacitación y la dotación de recursos a los alguaciles de zonas rurales, dentro del plan establecido por Obama para reducir la violencia causada por las armas en EE.UU.

Entre los invitados al encuentro estaban los jefes de policía de Aurora (Colorado) y Newtown (Connecticut), dos de las localidades que fueron escenario de trágicos tiroteos en 2012.

El de Newtown, donde Adam Lanza mató a 20 niños y 6 adultos en una escuela después de asesinar a su madre y antes de quitarse la vida, llevó a Obama a presentar este mes su plan para lograr un mayor control de las armas en el país, que incluye 23 decretos ejecutivos y pide acción del Congreso con nuevas leyes.

No obstante, el presidente también ha subrayado siempre su respeto a la Segunda Enmienda de la Constitución, que protege el derecho de los estadounidenses a portar armas.

En una entrevista con la revista New Republic publicada el domingo, Obama contó que a veces en Camp David practica el tiro al plato, nunca con sus hijas pero sí a menudo con los invitados a los que recibe allí.

"Tengo un profundo respeto por las tradiciones de caza", sostuvo el mandatario en la misma entrevista.

Según Obama, "si tú creciste y tu padre te dio un rifle de caza cuando tenías 10 (años), y salías y pasabas el día con él y con tus tíos, y eso se convirtió en parte de las tradiciones familiares, es fácil ver por qué querrías proteger eso".

Al ser preguntado en su rueda de prensa diaria, el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, dijo no saber con qué frecuencia practica Obama tiro al plato en Camp David.

Carney también comentó que no sabe si hay alguna fotografía de Obama tirando al plato y que, si existe, él no la ha visto.

EFE