El rey Felipe de Bélgica rindió este domingo un homenaje a Antoine Fonck, el primer soldado belga caído en la I Guerra Mundial.

El lancero belga de 21 años de edad, murió el 4 de agosto de 1914 cuando se enfrentaba a un grupo de soldados prusianos.

La conmemoración de la Gran Guerra continuará el lunes 4 de agosto en Lieja, a la que acudirá más de una docena de jefes de Estado y de Gobierno internacionales entre ellos: el rey Felipe VI de España, los duques de Cambridge (Reino Unido), el gran duque Enrique de Luxemburgo, entre otros.