Foto: Andina
En diálogo con RPP, el Arzobispo de Lima, Juan Luis Cipriani, pidió a la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP) respetar la decisión del Tribunal Constitucional sobre la administración de los bienes donados por José de la Riva Agüero.

"Yo solo tengo una intencionalidad que es cumplir con el deber moral que Riva Agüero impone al Arzobispo de Lima para siempre y nada más.  Cualquier otra sospecha, intriga es falso de toda falsedad.  Yo tengo unas normas muy claras en las que por ahora un estatuto que también debe revisarse, porque lo sabe el rector, me limita y por lo tanto no puedo ir un centímetro más allá o más acá.  Y el campo del testamento que uno puede decirles es "50 años ha funcionado perfectamente y no ha habido ninguna interferencia ni la habrá", dijo en "Diálogo de fe".

"Dejemos de lado sospechas, intrigas, movimientos de masas, amenazas, venganzas, ideologías.  Hablemos y centrémonos en el hecho medular.  Hay un patrimonio inmenso legado por Riva Agüero que tiene que ser trabajado con absoluta transparencia de acuerdo al pensamiento del testador.  Si se respeta eso entonces la (universidad) Católica no tiene por qué preocuparse sino al revés, estar feliz.  Por lo tanto creo que algunos directivos deberían  hacer un buen examen de conciencia para retomar un camino de diálogo pero sobre el marco de una sentencia de un patrimonio de ir adelante con la universidad y realmente dejar de lado una intolerancia que me ha sorprendido; francamente esperaba otra actitud de parte del señor rector y de las autoridades", continuó.

Monseñor Cipriani se refirió al reciente fallo del Tribunal Constitucional (TC) que establece declara infundado el recurso de agravio constitucional interpuesto por la PUCP.

"El Tribunal Constitucional a mi manera de ver ha hecho una impecable sentencia de la que casi no se habla y sin embargo se pretende manchar la dignidad de estos magistrados hablando de presiones, que las denuncien, pero yo puedo decir que algunos de los asesores de la universidad han dormido prácticamente en el TC hasta media hora antes de la sentencia.  Señores: un poquito más de honradez.  La transparencia con la que ha trabajado nuestro asesor legal, el doctor Natale Amprimo, no sé si ha sido igual en el caso de algunos otros miembros de la asesoría legal de la universidad.  Yo creo que la universidad se equivocó en un planteamiento jurídico y que al haberse equivocado tiene que asumir una sentencia que ya no tiene más recursos", puntualizó.