Referencial

Achoma es considerado por los pobladores como un pueblo bendito de la provincia de Caylloma, pues gracias a que se nutre de las aguas de manantiales y de los deshielos de Ampato, Hualca Hualca y Sabancaya, es uno pueblo agro ganadero.

Andenería inca

En el lugar las casas son de barro y piedra, ahí se aprecia la riqueza arqueológica dejada por los incas. Las terrazas de cultivo, o andenes, rodean el pueblo, y hasta la fecha son cultivados por los pobladores del lugar; algunas de las viviendas antiguas, por la precariedad, se han convertido en corrales para la crianza de animales y en los acantilados, se observan tumbas antiguas, ya saqueadas.

También se cuenta con la fortaleza de Auqueniquita, donde existen grandes muros de piedra de más de cinco metros de altura, pues el parecer Achoma fue un fortín militar, un sitio de supremacía e importancia sobre los demás pueblos del Valle del Colca.

Estructuras de sillar

A pocos metros, se encuentra el Complejo arqueológico de Achomani, conformado por múltiples habitaciones, creyéndose que, antiguamente, fue el primigenio pueblo de Achoma. De su pasado colonial, aún se conserva, casi intacto, el templo de “Los Santos Reyes de Achoma”, construida en sillar entre los años finales del siglo XVIII y principios del XIX.

Origen de Achoma

Cuenta la leyenda del lugar, que el nombre proviene de una alocución del Inca Mayta Cápac, que al servirse en un kero de Queñua Chicha, ofrecido por uno de los Curacas del lugar dijo “Achuma”, es decir ‘bebida sin dulce’, bautizándose con dicho nombre este pueblo de la provincia de Caylloma.

Achoma, ahora forma parte del circuito turístico del Valle del Colca, y sus pobladores están dedicados a la ganadería y agricultura, principales fuentes económicas, y han convertido al lugar en el mejor productor de leche de la zona.

Lea más noticias del Perú en la sección Nacional