El presidente de los Estados Unidos y candidato demócrata a la reelección, Barack Obama, y el republicano Mitt Romney protagonizaron la noche del martes el segundo debate presidencial en las instalaciones de la Universidad Hofstra.

Obama reiteró que promoverá las inversiones en el sector de la energía alternativa, por lo que defendió su política energética y aseguró que su mandato ha tenido como objetivo que el país pueda "controlar su propia energía".

Según explicó, los norteamericanos deben mirar al futuro y consideró de suma importancia la producción de la energía solar, eólica y biocombustible. En tal sentido, dijo que su segundo mandato pondrá énfasis en la creación de una economía fuerte, pero con respeto al medio ambiente.

Asimismo, sostuvo que impulsará la industria manufacturera con el objetivo de generar miles de empleos, por lo que se comprometió a estimular las inversiones que produzcan en esa nación.

El actual mandatario señaló que las personas que ganan más dinero, deben pagar más impuestos, lo cual –refirió Obama–  será un catalizador para reconstruir la economía estadunidense. Tenemos que conseguir que los ricos contribuyan más, añadió.

Por su parte, el candidato Romney lamentó el actual nivel actual de desempleo en los Estados Unidos, lo cual –espetó– ha golpeado duramente a la clase media en los últimos cuatro años.

El líder republicano detalló que la producción del petróleo y el gas ha disminuido en un 14% y 9%", respectivamente. Aseguró, por tanto, que, en caso accediera a la Casa Blanca, luchará por la soberanía energética de la primera potencia del mundo.

Criticó a la administración Obama de haber dejado en el umbral de la pobreza a unas 3,5 millones de mujeres. La mejor manera de conseguir acceso laboral del género femenino es por medio de una nueva economía, aseguró.

De igual modo, indicó que para la creación de empleo y el desarrollo económico de los ciudadanos norteamericanos, impulsará la expansión comercial con América Latina a través de tratados comerciales con los países de esa región.

Romney reiteró que de ningún modo incrementará la carga fiscal a la clase media.

Ambos candidatos, Obama y Romney, se enfrentarán en las urnas el próximo de 6 de noviembre.