El Mercado Ramón Castilla reabrió sus puertas este lunes. | Fuente: Andina

Los mercados Central (Cercado de Lima) y Caquetá (San Martín de Porres) reabrieron este lunes sus puertas tras reforzar las medidas sanitarias que garanticen un espacio seguro para comerciantes y visitantes, a fin de contener la transmisión del nuevo coronavirus.

El alcalde Jorge Muñoz supervisó la reanudación de actividades en el mercado Ramón Castilla, conocido como Mercado Central, hasta donde llegó en compañía del ministro de Defensa, Walter Martos, y otras autoridades del Ministerio de Producción y de Agricultura.

“Este es resultado de un trabajo conjunto con el Ejecutivo. Es muy importante lograr que las autoridades estemos juntas en este momento delicado y complejo para nuestro país y el mundo”, señaló el burgomaestre para anunciar luego que se ha reforzado especialmente el área de refrigerados de dicho mercado.

Durante la suspensión de labores en este establecimiento, la comuna realizó diversas tareas, como la limpieza general, señalización, pintado de rutas para evitar aglomeraciones, entre otras.

El mercado Central fue cerrado por algunos días luego que se tomaran 201 pruebas rápidas, teniendo como resultado que el 29.35 % (59 comerciantes) diera positivo y el 70.65% (142), negativo a la COVID-19.

El mercado Central cerró luego de que 30% de comerciantes dieran positivo al COVID-19.
El mercado Central cerró luego de que 30% de comerciantes dieran positivo al COVID-19. | Fuente: Andina

Señalética y vigilancia con drones

El Mercado de Caquetá de San Martín de Porres también retomó la atención al público, al que se atenderá en mejores condiciones sanitarias para reducir la posibilidad de contagio de COVID-19.

El pasado 30 de abril se clausuró este establecimiento de manera temporal luego que las autoridades sanitarias confirmaran que 163 comerciantes eran portadores del virus SARS-CoV-2.

El alcalde de dicho distrito, Julio Chávez, informó que dicho centro de abastos operará solo con el 30 % de comerciantes de un universo de 333. Los demás han dado positivo a las pruebas y se reincorporarán una vez que superen la enfermedad.

Dicho centro cuenta ahora con señalética no solo para ordenar y mantener la distancia entre los consumidores, sino de estos con los comerciantes. "Los que reanudan sus labores estarán uniformados y han cumplido con todos los protocolos sanitarios".

También dijo que, gracias a una alianza con la empresa privada, se han adquirido cámaras tipo dron de biovigilancia, que estarán estratégicamente colocadas. Con ellas se podrá medir la temperatura corporal de las personas que acuden al mercado de Caquetá.

Caquetá fue el primer mercado en cerrar sus puertas en Lima luego de detectarse que 163 comerciantes dieran positivo a la prueba de tamizaje del nuevo coronavirus.

(Con información de Andina)