El buque factoría chino "Kai Xin", cuyos noventa tripulantes fueron evacuados el pasado miércoles después de que se registrara un incendio en la embarcación, continúa en llamas a pocos kilómetros de la Antártida, informaron hoy fuentes de la Armada chilena.

Así lo constataron miembros de las Fuerzas Armadas chilenas, que hoy realizaron un sobrevuelo por el Estrecho de Brandfield, ubicado en la península Antártica, correspondiente al área de Responsabilidad de Búsqueda y Salvamento Marítimo de Chile.

En tanto, el remolcador "Lautaro" de la Armada, el único disponible con las capacidades necesarias, partió hacia el continente blanco con personal a bordo de la Gobernación Marítima de Punta Arenas (extremo sur de Chile) y con material necesario para combatir la contaminación causada por el siniestro.

"La Armada de Chile se encuentra coordinando a través de la Embajada de China en Chile y el consulado los procedimientos técnicos y operativos para proteger el medio ambiente marino antártico", indica el comunicado.

Mientras, la institución militar supervisa constantemente a través de sistemas satelitales la situación del buque, que se dirige hacia el sureste, a unos 14 kilómetros de distancia de la base naval chilena "Arturo Prat", en la Antártida. EFE