EFE

Grecia y los otros dieciocho países de la eurozona celebran hoy dos reuniones fundamentales para el futuro del país heleno, con las que se busca un acuerdo in extremis con Atenas que evite su quiebra y su eventual salida del euro.

Los ministros de Economía y Finanzas de la zona del euro se reúnen a partir de las 10.30 GMT para preparar la cumbre extraordinaria que los Jefes de Estado y de Gobierno de la eurozona celebrarán horas después, a partir de las 17.00 GMT, para abordar la grave situación financiera griega.

Durante el domingo las instituciones acreedoras antes conocidas como troika -la Comisión Europea (CE), el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), los negociadores griegos y los líderes de Alemania, Francia, el Ejecutivo comunitario y Grecia desplegaron una intensa actividad diplomática con el objetivo de allanar el terreno ante esas dos reuniones.

La CE, el BCE y el FMI se reunieron el domingo para negociar una solución, sin que al inicio del encuentro tuvieran sobre la mesa una nueva propuesta griega.

Horas antes, Atenas en un comunicado explicó, que el primer ministro, Alexis Tsipras, envió una nueva propuesta al presidente de la CE, Jean-Claude Juncker; a la canciller de Alemania, Angela Merkel, y al presidente de Francia, François Hollande.

También hubo contactos telefónicos de Juncker con Tsipras, Merkel, y la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, así como con el BCE y, a su vez, Merkel y Hollande también hablaron juntos con Tsipras por teléfono, según fuentes diplomáticas.

Según fuentes de Fráncfort, hoy se reúne también el cuadro directivo del BCE para abordar la liquidez del sector bancario griego, teniendo en cuenta que los pedidos de retirada de depósitos para el lunes ascienden ya a "1.000 millones de euros".

Grecia está sin fondos en sus arcas y sufre una salida masiva de capitales que sólo en la última semana asciende a unos 3.000 millones de euros.

El primer ministro de Grecia prevé reunirse hoy por la mañana con el presidente de la CE, confirmaron fuentes europeas.

EFE