El jurado de la competición oficial del 65 Festival de Cannes es amplio y ecléctico, pero hoy su presidente, Nanni Moretti, y la mayoría de sus miembros -Diane Krugger, Emmanuelle Devos, Jean Paul Gaultier, Raoul Peck o Hiam Abbas- coincidieron en que buscan ser sorprendidos.

"Espero la sorpresa, la emoción, la felicidad que da el cine", afirmó el diseñador de moda Jean Paul Gaultier, el único que no se dedica al cine de los miembros de un jurado que se mostró hoy deseando empezar con su tarea.

En Cannes "22 filmes y nuestras diferentes sensibilidades se enfrentarán. Pero lo más bonito es que todos venimos sin prejuicios y con las mentes abiertas, esperando filmes que nos sorprendan", dijo el presidente del jurado.

La alemana Diane Kruger agregó: "Lo que es interesante es que hay gente muy diferente en el jurado. Lo que más me apetece es el debate. Tengo ganas de dejarme sorprender".

Una sorpresa a la que también se mostró dispuesta la realizadora británica Andrea Arnold, que aseguró llegar a Cannes "completamente abierta", como si fuera una casa vacía por descubrir y por llenar.

Y el estadounidense Alexander Payne, tras asegurar ser un adicto a ver películas, afirmó que en Cannes fingirá no haber visto un solo filme en su vida, para poder juzgar sin prejuicios.

Aunque indicó que es difícil establecer una competición en cualquier terreno artístico y afirmó que conceder un premio "es un poco ridículo", por lo que tiene que considerar que hay uno mejor que los demás. "Creo -dijo- que la selección en sí misma es lo más importante del festival, más que los premios".

El jurado que tendrá que elegir entre 22 películas que compiten en una sección oficial en la que no hay ninguna mujer realizadora, un hecho al que Kruger quiso restar importancia.

"Creo que las mujeres son bienvenidas (en Cannes) y simplemente este año no hay" directoras en la competición oficial, dijo la alemana.

EFE