Aunque algún Papá Noel cuelgue de fachadas y balcones, los belenes siguen dominando la escena navideña del Gran Asunción, donde cada año una familia levanta su peculiar "pesebre móvil", en el que la Virgen María convive con una mujer que plancha la ropa.

Cada Navidad, una nueva figurilla viene a sumarse a la Sagrada Familia de los Sabaté en el municipio de Luque, vecino de la capital paraguaya: la sorpresa de este 2011 es el muñequito de un joven vestido a la última que saca agua de un pozo.

Esteban Sabaté y los suyos llevan 57 años montando este belén bajo una parra en el jardín de su casa, que abren al público en la semana de la Navidad e incluso atrae turistas de países vecinos, según relata a Efe el cabeza de familia.

La idea partió del ya fallecido abuelo Esteban Sabaté, a quien se le ocurrió colocar una pelota movida por agua ante el Niño Jesús, "y con el tiempo fue creciendo" hasta las 35 piezas y figuras móviles actuales, explica su hijo.

"El pesebre trabaja en circuito cerrado con el empleo de alrededor de 8.000 litros de agua que es reutilizada y es la base del movimiento" de sus personajes, añade.

Así, muñecos y muñecas de tipos y tamaños dispares cosen, rastrillan, pescan, tañen campanas, ordeñan a una vaca, cortan madera, meten chipá (panecillos) en el horno, lavan la ropa o juegan a columpiarse, todos ellos en movimiento alrededor de las figuras de barro estáticas de San José, la Virgen y el Niño Jesús flanqueados por una vaca y un burro.

No faltan guiños patrios como la señora que se mece en una hamaca o la pareja que toca el arpa y la guitarra, junto a los Reyes Magos, el Arca de Noé y la mujer que plancha la ropa, todos ellos ataviados por la experta mano costurera de la abuela Sabaté, de 83 años.

"Este pesebre es conocido internacionalmente ya que anualmente vienen turistas de Argentina, Brasil y de otros países. Es un compromiso grande mantenerlo porque es un pesebre que tiene más de medio siglo de antigüedad, ya es una tradición", asevera Esteban.

El Portal de Belén de los Sabaté ha cobrado especial notoriedad en un país que mantiene viva esta tradición navideña, como se puede apreciar por la oferta en tiendas y puestos callejeros y, sobre todo, en el populoso Mercado 4 de Asunción.

EFE

Lea más NOTICIAS de ENTRETENIMIENTO haciendo clic AQUÍ.