Incautan más de 20 toneladas de autopartes en operativo en San Jacinto

Más de 600 efectivos policiales y 15 fiscales incursionaron en San Jacinto, donde se detuvo a dos personas al haberles encontrado en su poder la tarjeta de propiedad de un vehículo robado.

Más de 20 toneladas de dudosa procedencia decomisó hoy la Policía Nacional en la zona conocida como San Jacinto, en el límite de los distritos de La Victoria y San Luis, en un megaoperativo ejecutado con el fin de luchar contra la delincuencia y combatir el robo de vehículos.

Más de 600 efectivos policiales y 15 fiscales incursionaron en San Jacinto, encabezados por el director general de la Policía Nacional, Raúl Becerra, y apoyados por un helicóptero que sobrevoló el lugar, controlado por aire el desarrollo del operativo.

En una primera parte de la intervención policial se allanaron 15 locales y luego se procedió al descerraje de varios inmuebles ubicados en el segundo piso de esos establecimientos, donde se halló gran cantidad de autopartes de toda clase.

Entre lo encontrado figuran motores, cigüeñales, palieres, equipos de aire acondicionado, máscaras de radio, cajas de cambio, computadoras vehiculares, faros, radiadores, entre otros.
      
El personal policial detuvo a dos personas al haberles encontrado en su poder la tarjeta de propiedad de un vehículo que fue robado en noviembre del año pasado.

No se dieron mayores detalles de las identidades de los detenidos ni del robo perpetrado por encontrarse bajo investigación. El alto mando policial exhortó a la población que no aliente la existencia de San Jacinto con la compra de autopartes de dudosa procedencia.

En declaraciones a la prensa, Becerra pidió a la población no prestarse al juego de comerciantes que venden mercancía ilegal.

“Si hay demanda de estos artículos siempre habrá oferta y seguirá la comercialización ilegal”, señaló.

Explicó que la modalidad más usada en este tipo de negocio es la llamada “hormiga”, que consiste en que los autopartes son llevados en sacos o bolsas para almacenarlos en los segundos pisos de los locales que aparentan ser tiendas formales.

“Estamos trabajando con inteligencia para cerrar las vías de acceso y evitar que continúe esa modalidad”, recalcó el oficial.

Otra modalidad delictiva es el delivery o robo por encargo; es decir, cuando los eventuales clientes piden por teléfono a los ladrones la pieza que necesitan y estos proceden a robarla

“Vamos a continuar con los operativos de forma permanente; aplicaremos las estrategias necesarias, coordinaremos con el personal de la Diroes, de la Dirincri y de Inteligencia para monitorear diariamente la actividad en este lugar, a fin de evitar que continúe la comercialización de estos productos ilegales”, remarcó el titular de la PNP.

El pasado 24 de junio, en el mismo lugar, la Policía Nacional incautó un cargamento de 25 toneladas de autopartes, valorizadas en un millón de dólares. Andina