Colin Marsh

Con el fin de hacerle un regalo especial para su hija de diez años, un británico compró un moderno I-pad pero lo que encontró fue pedazos de arcilla.

Le ocurrió a Colin Marsh quien fue a un conocido centro comercial en Reino Unido llamado Tesco y lo adquirió por US$755 dólares, es decir unos S/.2,112 soles.

Todo parecía perfecto hasta que la niña abrió la caja y vio que dentro no había el codiciado objeto sino un pedazo de arcilla.

Marsh se fue de inmediato a Tesco para a informar de lo sucedido y exigió que le devuelvan el dinero o le den un verdadero I-pad. Pero le respondieron que iban a abrir una investigación y después decidir qué hacer.

Sin embargo, los hechos transcurrieron de manera diferente.  Colin recibió una llamada de la Policía para que acudiera a la comisaría. Él pensó que era para dar su versión de los hechos pero quedó detenido por intentar engañar al Tesco.

Desde el hipermercado pensaron que quería obtener otra tableta gratis y que él mismo se había quedado con ella.

Después se comprobó que la tableta había sido activada con otro nombre en Gales hacía dos meses por lo que Colin quedó en libertad y tanto Tesco como la Policía lamentaron lo sucedido.