En el centro de Manchester, en Inglaterra, se organizó el "2,8 horas más tarde", el juego zombie del momento en esa ciudad.

El juego consiste, como si de un apocalipsis zombie se tratara, en llegar a un refugio atravesando puntos de la ciudad, pero sin ser atrapados por los zombies.

Cada punto de control proporciona al grupo un nuevo mapa de coordenadas para dirigirse a la "zona de cuarentena" y una discoteca.

Si un participante es atrapado o "infectado" por un zombi, es marcado con pintura UV que es revisado en el último control.