Los doce alumnos de la Universidad Enrique Guzmán y Valle "La Cantuta", que en la víspera fueron detenidos por los actos vandálicos ocurridos en dicha casa de estudios, fueron conducidos a la sede del Ministerio Público (MP), ubicada en el Centro de Lima.

A bordo de un vehículo de la Policía Nacional los jóvenes abandonaron esta mañana Seguridad del Estado, donde pernoctaron luego que fueron intervenidos el jueves último.

Según informó RPP Noticias, el traslado se produjo en medio de los gritos de los padres de los universitarios que aseguraban la inocencia de sus hijos.

Asimismo, familiares de los jóvenes indicaron que han presentado un hábeas corpus, por lo que todos ellos estarían saliendo en libertad en las próximas horas.